Fortaleciendo el Futuro de los Niños con Cáncer en África

BMS colabora con la Primera Iniciativa Integral de Hematología y Oncología Pediátrica en África

 

El Gobierno de Botswana anunció recientemente una innovadora asociación público-privada que permitirá tratar a niños con cáncer y trastornos de la sangre en África. Actualmente la tasa de mortalidad en este país se estima en un 90 por ciento, lo que significa que miles de niños mueren de cáncer cada año, en gran parte debido a una infraestructura de salud inadecuada y la falta de médicos expertos y otros profesionales de la salud entrenados. Entre los tipos de cáncer más comunes en niños se destacan los de sangre, entre ellos la leucemia y linfomas. 

Con una inversión de 100 millones de dólares, la iniciativa cuenta con el apoyo de la Fundación Bristol-Myers Squibb  y BIPAI (Baylor International Pediatric AIDS Initiative – Texas, por sus siglas en inglés) que colaboraron con la donación de dichos fondos. La alianza incluye los Centros de Cáncer y Hematología de Texas Children's, la Iniciativa Pediátrica Internacional de SIDA del Hospital de Texas Children's Hospital y los Gobiernos de Botswana, Uganda y Malawi. “Combinando el trabajo junto a otros socios y nuestra experiencia en la creación de sistemas de salud sustentables en países subdesarrollados, ayudaremos a generar resultados significativos siendo un ejemplo de referencia para otros países", Giovanni Caforio, CEO de Bristol-Myers Squibb.

La iniciativa, denominada Global HOPE (Hematología-Oncología Pediátrica de Excelencia), propone generar capacidad a largo plazo para tratar y mejorar radicalmente el pronóstico de miles de niños en África meridional y oriental, así como   también desarrollar mejores capacidades clínicas, educativas y de investigación.

Sobre el Programa:  

 Global HOPE, en alianza con los Ministerios de Salud y Gobiernos locales,  capacitará a unos 4.800 profesionales sanitarios de Botswana, Uganda, Malawi y otros países africanos, reuniendo médicos y enfermeras especializadas en hematología pediátrica, oncología y trabajadores sociales. El programa estima que más de 5.000 niños recibirán atención en los primeros cinco años.