Adherencia: factor clave para el resultado del tratamiento

Lograr un diagnóstico certero y acceder al medicamento adecuado es el primer paso en el abordaje de una enfermedad. Pero el camino no termina ahí. Necesario pero insuficiente por sí mismo, este paso se debe seguir de una serie de comportamientos que son fundamentales para el éxito del tratamiento: tomar la medicación apropiadamente, sostener el esquema terapéutico a lo largo del tiempo, cumplir con las consultas de seguimiento, adoptar un régimen alimentario, mejorar la higiene personal… Estos comportamientos, acordados entre el paciente y el profesional de la salud, son lo que se denomina adherencia al tratamiento y se ha convertido en un desafío sanitario a escala mundial.

Según un informe publicado en 2004 por la Organización Mundial de la Salud1, la adherencia deficiente al tratamiento de las enfermedades crónicas es un problema de alarmante magnitud. En los países desarrollados, promedia solo el 50% y cae aún más en los países en vías de desarrollo, lo que disminuye la efectividad terapéutica y aumenta los costos sanitarios. Más aún: cuando desciende la adherencia, disminuye también la seguridad de los pacientes, que experimentan mayor riesgo de accidentes, toxicidad y eventos adversos, entre otros.

¿Dónde se originó el problema? Los últimos 50 años trajeron consigo un cambio epidemiológico global: la carga de la enfermedad en la calidad de vida de la población ya no proviene de las patologías agudas sino de las crónicas, lo que deja obsoleto el modelo de atención sanitario. Las enfermedades no transmisibles, los trastornos mentales, el virus de la inmunodeficiencia humana y la tuberculosis, juntos, representaron en 2001 el 54% de la carga mundial de todas las enfermedades y para 2020, se espera que sobrepasen el 65%.

En un escenario donde predominan las enfermedades de largo plazo, la adherencia juega un rol central. Y requiere no sólo de brindar apoyo integral a los pacientes, sino también de capacitar al personal sanitario y brindar respuesta a los factores sociales y económicos que influyen en el tratamiento. “Aumentar la efectividad de las intervenciones sobre adherencia terapéutica puede tener una repercusión mucho mayor sobre la salud de la población que cualquier mejora de los tratamientos médicos específicos”.2

¿Qué pueden hacer los pacientes para mejorar su compromiso con el tratamiento? Ante todo, deben ser socios activos de los profesionales involucrados en su atención. Comunicarse con ellos, consultarlos y solicitar apoyo cada vez que sea necesario les permitirá construir juntos una práctica clínica efectiva. El paciente también encontrará de gran ayuda el apoyo de la familia, la comunidad y las organizaciones de pacientes, que son un factor clave para mejorar la adherencia.

1. Adherencia a los tratamientos a largo plazo. Pruebas para la acción. Ginebra: OMS; 2004. Disponible en http://www.paho.org/hq/index.php?option=com_docman&task=doc_view&gid=18722&Itemid
2. Haynes RB. Interventions for helping patients to follow prescriptions for medications. Cochrane Database of Systematic Reviews, 2001, Issue 1.